domingo, 4 de diciembre de 2016

EL ENCUENTRO


Ella necesitaba ser feliz como todos, habían pasado los años y su juventud se convirtió en madurez de forma veloz y ésta pronto se transformó en lo que era en estos momentos:una anciana con un corazón lleno de amor para dar.

Una mañana coincidió con un hombre en el ascensor y después de saludarse se miraron a los ojos de los cuales surgió algo que los desconcertó. Sus vidas continuaron de forma cotidiana hasta que pasados los meses hubo un suceso que los volvió a reunir , esta vez frente al cadáver de la esposa de él.

FOTO DE DULCINEA 
Nadie supo cual había sido el motivo de la muerte, al parecer la mujer gozaba de buena salud, las malas lenguas decían que él la había envenenado a lo que otras respondían para que, si eran una pareja feliz.
Los médicos diagnosticaron fallo cardíaco consecuencia de la avanzada edad y no se habló más del asunto. Todos en el edificio le fueron a dar el pésame y esto hizo que volvieran a encontrase y aquello que en su momento los desconcertara volvió a a parecer .

Sola ya en su casa repasó los acontecimientos y dio por sentado que aquel hombre ahora solo y anciano podía estar necesitado de alguien como ella.
Los días sucesivos se hizo la encontradiza a todas horas hasta el punto de que él la invitó a tomar un café en su casa y es en ese momento donde sus huesudas manos le temblaron pero no por motivos de alguna enfermedad propia de la edad sino por nerviosismo.

Al abrir el azucarero pudo ver mezclados con el azúcar unos polvos de color azul y al levantar la vista se encontró con la sonrisa maléfica de él que la invitaba a servirse,¿ una cucharada o dos?

Sería su siguiente víctima pensó , y ese sería su gran acto de amor.


34 comentarios:

  1. A lo mejor no era veneno sino viagra en polvo por aquello del color azul.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cayetano, me parece a mi que esta señora no sabe como es la viagra y menos su color, ella mas bien lo relaciona con el cianuro ( por aquello del color ).
      Siempre es un placer recibir tu visita y leer tu comentario.Gracias
      Un saludo
      Puri

      Eliminar
  2. Hay amores que matan, nunca mejor dicho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que matan,el problema es que mi protagonista lo que quería es dar amor y por eso estaba dispuesta a todo incluso a tomarse el café con más o menos azúcar.
      Como siempre agradezco mucho tu visita y tu comentario.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hola Amalia, mi protagonista veía el peligro pero estaba dispuesta a correr el riesgo.
      Gracias por venir por aquí y por dejar tu comentario.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  4. Que peligro tienen algunas miradas, llegan incluso a matarte. Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ambar,De eso da constancia mi protagonista que desde un principio fue su mirada lo que la atrajo de una forma desconocida y por lo que vemos también peligrosa.
      Me alegra verte por aquí y leer tu comentario.Gracias.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  5. Vaya, que anciano más macabro. Creo que el desconcierto de la mirada no fue por amor, sino un repelús, y no supo distinguir :)
    Me encantó Puri.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, puede que haya sido eso, o que la mirada la perturbó de tal forma que no supo distinguir y le brindó por completo a ser su compañía.
      Me alegra que te haya gustado así como recibir tu visita y leer tu comentario.Gracias.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  6. Qué viejo más loco! A su edad y en su condicion, no se puede dar el lujo de andar asesinado: mejor es aceptar la compañía en el ocaso de su vida, y si es la de una dama interesada, todavía más!

    Buen texto.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David, estoy de acuerdo contigo,damos por hecho que es un asesino,pero que se sepa no hay pruebas, el solo ofrece café con azúcar y polvos azules. El resto es cuestión del lector que quiera convertirlo en una u otra cosa. Un compañero por ahí arriba dijo que esos polvos azules pueden ser biagra ( cosa que aquí la que escribe desconoce el color de ese producto). Asesino o dulce anciano a elegir.
      Muchas gracias por venir a dar una vuelta por aquí y dejar tu comentario.
      Saludos
      Puri

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias Chaly por acercarte a dejar tu comentario. Me alegra que te haya parecido bueno este relato.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  8. La invitación de un desconocido tiene sus riegos.
    Nunca se sabe quien tienes al lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,eso mi protagonista no lo pensó, ella actuó por aquello de dar amor a quien ella pensaba que lo necesitaba dada su actual situación.
      Gracias por tu visita y por dejar el comentario. Me alegra recibirte por aquí.
      Saludos
      Puri

      Eliminar
  9. Nunca hay que hacer auto stop, ni recoger a autoestopistas... Que no... Que no...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ildefonso aquí la protagonista lo que hizo fue actuar según ella creía sin pensar que él podría hacerle algún daño. Solo pensaba en dar amor y compañía.
      Me alegra recibirte por aquí y leer tu comentario.Gracias.
      Un abrazo.
      Puri

      Eliminar
  10. tienes una vida eroticamente buena
    gracias por comentór querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha por esa palabras y por tu visita.Me alegro que dieras una vuelta por aquí.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  11. Detrás del más hermoso Ángel se agazapada el más cruel de los demonios

    Me encantó

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaRía, estás en lo cierto, y la prueba la tenemos en el protagonista. La mirada era lo que trastocó el asunto, algo tenía que encandilaba a quien se cruzaba en su camino.
      Me alegro mucho tu visita y tu comentario. Gracias.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  12. Uno de tus relatos que más me han gustado. Supongo que los cristales azules serían cianuro... amor con sabor a almendras amargas.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel: Antes de nada me alegra que te haya gustado tanto.Esos cristales para la protagonista son cianuro,de ahí su estado de nerviosismo,
      Muchas gracias Miquel por acercarte a comentar, me encantó recibir tu visita.
      Saludos
      Puri

      Eliminar
  13. Un acto valiente: escoger entre el amor o la posibilidad del fracaso. Porque los polvos podían ser cualquier cosa, desde perejil caído por error hasta un poco de moho. La cuestión era si unir los pocos años que les quedaban en una convivencia unida y acompañada o vagar solos y naúfragos por el paso terrible del tiempo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen,me encanta tu versión
      y esa parte final del comentario.Esa cuestión de la que hablas es el origen de ese encuentro.
      Gracias Carmen por venir a dejar tu comentario, me alegra verte por aqui
      Un saludo
      Purj

      Eliminar
  14. Muy buen micro, Puri. Las intenciones del anciano nunca las sabremos, tal vez esos polvos azules fueran cianuro, pero a lo mejor se quedaron ahí por descuido. A lo mejor mató a su mujer para poder estar con ella y su descuido puedo arruinar esa relación. Es otra interpretación. En todo caso, un final abierto que sobredimensiona el relato. ¡Fantástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David. es genial tu comentario,esas versiones son todas factibles,lo unico seguro es que los dos protagonistas sintieron algo especial cuando se vieron por primera vez
      El resto como tu dices depende del lector, y cada uno pone su punto y final.
      Muy agradecida David por tu visita y tu comentarii.
      Un abrazo.
      Puri

      Eliminar
  15. Abierto al suspense viene el micro de hoy, Puri. Me encanta cuando se deja una puerta, o varias en este caso, abiertas a la imaginación del lector.

    ¿Beberá la señora el café? O simplemente, ¿le dará esquinazo arrepentida de haberse dejado llevar por la mirada electrizante del señor de los polvos azules? O, ¿beberán ambos una taza? Puede que el hombre decida hacer junto a la señora también el viaje hacia el reino del azul. En literatura nada es definitivo, al menos de este lado, el lado del lector.
    Bueno, pueden existir miles de caminos abiertos a lo que la mente del lector, colaborador en el desarrollo del micro, decida.

    En cualquier caso, es riquisimo poder imaginar a la par de quien escribe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jonh, me parece muy buenas todos esas salidas que enuneras para dar con el final de mi relato, todas son plausibles y con el derecho a ser ejecutas por los protagonistas a los ojos de cualquier lector siendo él quien tenga la última palabra.
      Muchas gracias por venir a dar una vuelta por aquí y por dejar ese comentario tan enriquecedor a la vez que curioso e interesante.
      Un abrazo
      Puri

      Eliminar
  16. Se tenía que haber levantado rápida de la mesa, ir en busca de la cocina, y con el perol más grande que pillara abrirle la cabeza.Esa sería la forma ideal de mostrarle lo que sentía por él.

    Besos Puri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa, esa es otra opción para dar solución a problema, ya veo que tu no te andas con bromas, aquí la señora con la sarten en la mano da por zanjado el asunto.
      Muchas gracias por venir a pasear por aquí y dejar tu comentario.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  17. Hola Puri. Interesante relato y abre vías para la interpretación. Yo que soy un tikismikis y buen cafetero, si estoy en lugar de la señora, rechazaría el azucar, porque el café ha de tomarse como dicen sus propias letras que forman la palabra café: Caliente, Amargo, Fuerte, Escaso.
    Espero disculpes mi atrevimiento :)
    Te deseo que pases unas estupendas Navidades en compañía de tus seres queridos, bebas mucho cava y comas mucho turrón!
    Mil besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gumer, es otra opción,ya que no sabemos si la señora le echa azúcar al café, de ser así se lo tomarían juntos y no pasaría nada.
      No sabía el significado de las letras de café, esta visto que siempre se aprende algo cada día.Gracias por tu aportación tan cafetera. Por cierto no tienes porque disculparte, al revés es de agradecer tu comentario por lo interesante e informativo.
      Gracias por esos deseos para estas fiestas, lo mismo para ti y los tuyos.
      Besos.
      Puri

      Eliminar