domingo, 17 de julio de 2016

ESPEJISMO ( Cosas del calor )

Subió al autobús y al pasar a su lado le rozó con su sexo. Ella no se sintió ofendida porque en el fondo le había gustado,no se miraron esquivando así las palabras de perdón por el hecho acontecido.

El que fuera subiendo gente hizo que su proximidad fuera cada vez más exagerada hasta el punto de que ella sentía su respiración agitada lamiéndole la oreja.

DIBUJO A CARBONCILLO ( PURI )
Aquella situación que tantas veces había criticado ahora reconocía que le suponía un momento de placer del que estaba deseosa de sentir, si.... de tener un orgasmo dentro de un autobús con un pasajero desconocido con tan solo la erosión de sus cuerpos.

El calor era sofocante y su ropa empapada en sudor se mezclaba con el proveniente del cuerpo de aquel hombre. El tacto de sus manos paseando por las cimas de sus muslos, le erizó la piel, lo que hizo brotar la humedad en su sexo enaltecido por la lujuria del momento.

Nadie sabía lo que estaba sucediendo , solo un discreto suspiro llamo la atención de un niño que agarró la mano de su padre para dirigirse hacia la salida.
Vamos papá que esta es nuestra parada.


Ya en la acera el hombre se deja guiar por los ojos del niño.

38 comentarios:

  1. Mmm pero qué erótico y sensual ha sido tu relato, la verdad es que me ha encantado, y he ido imaginando la escena en el autobús, he visto la cara de ella de placer, hasta he escuchado su respiración, y ese sudor que goteaba por entre su ropa, esas manos recorriendo sus muslos mmmm qué excitante, mi querida DULCINEA, bellísimo tu texto.

    Un placer venir a leerte.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María: El autobús en esta época del año con los calores y los apretones para ir a la playa dan para mucho. El sudor, los roces, los olores más o menos agradables, ayudan a ver lo que es solo un espejismo,el montar esa escena por parte de mis protagonistas es algo que les proporcionó un momento inolvidable.
      Muchas gracias por acercarte por aquí para comentar. Me alegra recibir tu visita.
      Un beso.
      Puri

      Eliminar
  2. Maria Perlada me quitó las palabras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chaly, si te unes a las palabras de Maria, entonces debes unirte a la respuesta que yo le di a las suyas.
      Un placer recibirte por aquí y gracias.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  3. Chaly Vera me quitó las palabras sobre las palabras de María Perlada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema , por lo que veo os quitáis las palabras unos a otros, jjjjj, hay que estar vigilando.
      Esta concatenación de comentarios es algo novedoso,haber quien es el primero la próxima vez y se lleva el premio.
      Me alegra recibir tu visita . Gracias por comentar.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  4. Los hay ciegos y también otros que se ponen ciegos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cayetano, es este cuento, se pusieron ciegos los dos,uno por no ver y la otra por no querer ver .
      Gracias por venir a pasear por aquí y de paso dejar un comentario.
      Saludos
      Puri

      Eliminar
  5. Muy buen relato subido de tono ;) Donde al final una mano infantil se lleva al adulto que se guía por el tacto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ALfred, la mano infantil rompió el encanto del momento. El se guiaba por el tacto y ella mientras no quería ver,así los dos estaban contentos.
      Un gusto saber que pasas por aquí y comentas. Gracias.
      Puri

      Eliminar
  6. Me encanta la palabra "Espejismo" (aquí decimos "Miratge") Los espejismos son naturaleza hechizada.
    Esa escena en el autobús se puede calificar de "Sexo Interruptus en la Línea 27" (Título alternativo) Me recuerda a los tórridos buses del pasado verano en Mallorca, sin aire acondicionado, aunque el olor a sudor y crema solar no era nada estimulante.
    Bonito tu dibujo del autobus, a ,í me cuesta mucho dibujar vehículos.
    Saludos!
    bORGO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel, a mi también me gusta la palabra, encierra misterio,el ver aquello que no existe y que solo tus ojos pueden ver es enigmático. Esta bien el título que propones,tomo nota. Aquí los autobuses para las playas son lugares para el roce y la mezcla de olores de lucha con las sombrillas y los calderitos de los niños.
      A mis protagonistas les guiaba ese espejismo causante de toda la escena,solo veían lo que ellos querían ver.
      Lo de dibujar vehículos es cuestión de ponerse, son cuatro líneas, un poco de perspectiva y poco más.
      Un montón de gracias por venir por aquí y dejar tu comentario.

      Eliminar
  7. El hombre se puso morao... y a ella le pareció bien. Así sea.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen: El hombre se puso morado sin buscarlo, no veía lo que tenía a su lado, y ella se apuntó a la fiesta sin ver con quien estaba. La mano del niño rompió el momento. En los autobuses de la playa puede suceder de todo.
      Me alegra verte por aquí y leer tu comentario. Gracias.
      Un saludo
      Puri

      Eliminar
  8. La llegada a la parada interrumpió unos momentos mágicos . Muy bueno tu relato lleno de sensualidad.

    Los dos disfrutaron,

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia: La parada fue el desenlace de este tórrido encuentro, los dos se quedaron con ganas de más, pero el fin estaba puesto antes de empezar.
      Muchas gracia Amalia por dar una vuelta por aquí y de paso dejar tu comentario.
      Un beso
      Puri

      Eliminar
  9. mmm interesante. Supongo que los movimientos de freno y acelerador harían estragos así como los baches.
    Tórrido relato, Puri, con un final muy adecuado, sí señor.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gumer a esto dos los baches y más incidentes aceleraban el asunto, adelante y atrás ,arriba y abajo, en fin un meneito que se dice.
      El final fue lo que más me costó, pero ese niño me dio la respuesta.
      Me alegra recibirte por aquí y saber que dejas huella de tu paso con ese comentario. Gracias.
      Un beso :)
      Puri

      Eliminar
  10. Gaudí decía que la vista es el sentido de la gloria. Pero, ¿qué decir del tacto?

    Feliz verano, D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, el gran genio de Gaudí decía una gran verdad,pero no hay que menospreciar al tacto, las sensaciones que trasmite una mano sobre un cuerpo no tiene nada que envidiarle a una buena visión del hecho,de eso dan buena cuenta mis protagonistas que sin ver nada de lo que estaba sucediendo seguro que puede decirse que estaban en la gloria.
      Gracias Ana por acercarte por aquí y dejar huella de tu paso.
      Feliz verano también para ti.
      Puri

      Eliminar
  11. Bueno, es innegable: el encuentro sexual, erótico o amoroso con un(a) desconocido(a), incrementa el morbo a límites insospechados. Nadie se conoce lo suficiente hasta que se pone a prueba. En las situaciones extremas habita la verdadera respuesta a lo que somos.

    Más saludos, puri!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio D.mis protagonistas dan buena cuenta de lo que comentas,el morbo fue el que les animó a dejarse llevar por las circunstancias, sus cuerpos no sabían de límites, solo el momento y la situación de ambos fue la propicia.
      Julio David, me alegra verte por aquí comentando. Gracias.
      Un saludo.
      Puri

      Eliminar
  12. me gustas cuando callas y escribes
    magico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha por esas palabras tan halagadoras sobre mis relatos.Me alegra recibir tu visita.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  13. Trepidante y lujurioso relato... Muy bueno, amiga

    Me encanto eso de que con el calor los autobuses dan para mucho

    Ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ildefonso, en los autobuses de la playa el calor ayuda a ver cosas que solo uno puede ver, así fue como mis protagonistas fueron víctimas de un espejismo, donde sin ver verse disfrutaron de lo lindo, solo a es cuestión de mucho calor y estar apretaditos. Ella no vio porque no quiso ver y él porque no veía.
      Me alegra que hayas pasado un rato divertido leyendo este relato veraniego, tu visita se agradece igual que tu comentario.
      Un saludo
      Puri

      Eliminar
  14. Te falto poner el punto final de la mirada del padre al lujurioso contoneo de las caderas de la hermosa y húmeda dama, yo hubiera continuado con una partida de palas sobre la arena. Me gusta ese toque que empleas en tus cosas. Mi admiración y cariño, dulce Dulcinea.

    ResponderEliminar
  15. Hola Tiguaz amigo.ese padre no era precisamente la vista lo que mejor tenía,la prueba es que tiene que guiarse por los ojos de su hijo,y ella por discreta no quiso ver a quien tenía a sus espalda.
    La continuación con esa partida de palas en estos días de pleno verano es lo más apropiado para cualquiera.
    Me alegra que te gusten estas cosas,yo las escribo para pasar un rato entretenido con su lectura,si lo consigo ya me doy por satisfecha.
    Mi admiración querido poeta también la tienes.
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Leí tu relato antes de salir para Vigo Puri, decidí comprobar tu teoría sobre los autobuses al llegar.
    Fui a la playa Baluarte con la nevera, la silla y una bolsa con el Faro y los bocatas, íbamos como xoubas en latas, el calor, húmedo y describiendo rías por mi cuerpo, casi no me podía mover y entonces, a nivel del culo noté un miembro, duro, que intentaba penetrarme.
    Quería volverme y protestar, no era lo que yo había soñado.
    Entre lo que me defendía y lo que me apretaba, me estaba empezando a gustar y la duda sobre mi orientación sexual me generó una ansiedad terrible.
    El frenazo del autobús acabó con la resistencia del esfínter, luego la presión cedió, me pude volver y detrás de mí, una mujer se dirigía hacia la salida con su familia, del brazo una sombrilla, despistada, con el palo que había perforado la funda señalándome.
    Me apoyé en la ventanilla y pensé, carpe diem.
    Un biquiño, Puri.

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡¡ Genial Epi !!! Me reí cantidad con tu versión.Pase un rato divertido imaginando la escena, tu pendiente de tu orientación sexual mientras la sombrilla te apuntaba.Por lo que cuentas fue toda una aventura con final feliz, bueno eso pienso jjjjj.
    Espero que al final por lo menos disfrutaras de nuestras playas,tenemos un verano de 10 y la arena y el mar están rebosantes de gente.
    Muchos biquiños Epi. Sigamos elucubrando historias para así pasarlo bien.
    Puri

    ResponderEliminar
  18. No tienes nada nuevo, DULCINEA, pero te dejo mis saludos, deseándote una feliz noche y comienzo de semana.

    Muchas gracias por tus bellísimos comentarios que iluminan mi rinconcito.

    Un beso enorme y pendiente quedo de tu nueva entrada.

    ResponderEliminar
  19. Hola de nuevo Maria. gracias por tus saludos.
    Tengo a las musas trabajando pero con el calor están despistadas y no me ofrecen nada interesante.
    Sera cuestión de esperar o me veré forzada a ponerles un correctivo jjj.
    Un beso
    Puri

    ResponderEliminar
  20. https://anna-historias.blogspot.com.es.
    Quedria enviarte mi blog para que lo mires haved que te parece gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, pasaré en cualquier momento, gracias por pasar por aquí
      Un saludo
      Puri

      Eliminar
  21. El bus... un lugar donde ocurren muchas casualidades...

    ResponderEliminar
  22. Vicente, el bus es un caldo de cultivo donde confluyen muchas casualidades como tu dices una de tantas fue la ocurrida con mis protagonistas.
    Me alegra mucho recibir tu primera visita unida a tu comentario.
    Espero que vuelvas.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
  23. Jajaja, muy erótico y sensual, Puri. Te sorprendería saber lo que ocurre en los autobuses Habanero, donde la afluencia de pasajeros es bestial. Allí pasa de todo, la realidad supera la ficción.

    Un micro reve y efervescente que emula ennla ejecución la pasión de los protagonistas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Jajaja, muy erótico y sensual, Puri. Te sorprendería saber lo que ocurre en los autobuses Habanero, donde la afluencia de pasajeros es bestial. Allí pasa de todo, la realidad supera la ficción.

    Un micro reve y efervescente que emula ennla ejecución la pasión de los protagonistas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar