miércoles, 28 de octubre de 2015

PERPLEJIDAD

Coincidimos en el ascensor una tarde de verano, y esa fue la primera vez que pude verla directamente a los ojos, el escalofrío que me produjo aún lo llevo dentro y por eso pensé que sería mejor ir en su busca para librarme de esa sensación tan desconcertante.

DIBUJO DE PURI
Cuando estuvimos frente a frente conseguí distraer su mirada haciendo uso del poder de mis palabras que por otro lado no dejaban de ser unos saludos cordiales.Acto seguido se hizo un pesado silencio que  no pude hacer nada por romperlo sintiendo el plomizo peso de su mirada.

Decidí ser franco brindándole con descaro mis intenciones y fue entonces cuando brotaron de forma clara las incongruencias propias del momento.
—Verás..es que yo.....
—No te preocupes.... afirma ella.

La situación continuaba siendo incómoda para ambos, al no saber como librarnos de aquella tensión que se palpaba en el ambiente, temíamos cometer actos que luego nos llevaran a un conglomerado de disculpas por ambas partes difíciles de creer.

 Bajé la vista ya que me vi atosigado por la presión soportada sintiéndome una vez más incómodamente observado y por eso decidí dar por zanjado el asunto brindándole abiertamente todo mi interés, pero cuando busqué sus ojos para transmitirle mi decisión, me encontré con unas exóticas gafas de sol que ocultaban toda la intriga que desde el principio ellos me había ofrecido.

32 comentarios:

  1. Usar gafas de sol es jugar con ventaja: ver sin ser vista. Y en este caso, además es hacer trampas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano las gafas fueron una excusa para poder ver bien a la otra persona, y como tu dices jugar con ventaja a la hora de ver al otro de forma descarada.Los dos estaban encandilados con la situación.
      Gracias por dejarte caer por aquí y comentar.
      Un saludo
      Puri

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dice Cayetano sobre las gafas de sol.
    Besos, Puri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema las gafas de sol son las aliadas de muchas situaciones incómodas y en este caso así lo demuestran mis protagonistas.
      Muchas gracias por venir de visita y dejar tu comentario.
      Besos Chema.
      Puri

      Eliminar
  3. Con antifaz, sin antifaz... te llega el zas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chaly, los escondrijos que hay en esta situación son los que se esconden tras esas gafas.
      Un saludo y gracias por comentar.
      Puri

      Eliminar
  4. Y... ¡zas! cayó el telón. Las gafas de sol son interesantes, las que no soportaba eran las de espejo, me daban grima, suerte que no se llevan desde los ochenta pero amenazan con ponerse de moda otra vez.
    Me temo que al protagonista solo le queda el recurso de hablar del tiempo, como suele suceder en los ascensores.
    Tus relatos siempre me dejan con ese cosquilleo en el estómago que indica que has leído algo bueno.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel hay situaciones embarazosas donde los que las soportan no saben por donde van a salir los tiros y por eso unas gafas de sol pueden ser de gran ayuda.
      Un montón de gracias por la última parte de tu comentario, saber que después de leer mis relatos los lectores pueden decir que lo que se leyó es algo bueno es un gran aliciente para mi y me anima a seguir escribiendo.
      Un abrazo Miquel.
      Puri

      Eliminar
  5. Un buen recurso, a veces, las gafas de sol...

    Muy agradable leer tus escritos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia: A veces hay que echar mano de ciertas artimañas para salir del apuro.
      Un gusto saber que te resulta agradable leer mis historias.
      Gracias por dejarte caer por aquí y comentar.
      Un abrazo grande.
      Puri

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Mar, el placer es mío saber que pasas por aquí y lees mis textos.
      Gracias por venir de visita y dejar huella de tu paso.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  7. Ha sido una solución las gafas de sol, o una excusa...
    Me ha gustado Puri.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amowhor, dices bien, ya que pueden ser las dos cosas, la elección de una u otra depende de las intenciones de una de las partes.
      Me alegra que te haya gustado, un placer escribir para gente que disfruta leyendo.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  8. Interesante situación. A veces las gafas de sol resultan muy atrayentes. El misterio hace de las suyas.
    Un beso Puri :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gumer, las gafas de sol forman parte de nuestra indumentaria y ese misterio al que tu aludes desfigura muchas veces la situaciones mas inverosímiles como es el caso de mis protagonistas.
      Gracias por dejarte caer por aquí para dejar tu comentario. Un gusto tu visita.
      Un beso :)
      Puri

      Eliminar
  9. A veces es por querer hacernos los interesantes con las gafas de sol por aquello del misterio, ese misterio que dicen que ayuda a crear un halo alrededor de la persona a la que queremos impresionar.
    Pero también a veces, unas gafas de sol, ayudan a esconder nuestra baja autoestima y nuestra vergüenza por querer mostrarnos tal como somos.

    Me gusta llamarte Dulcinea o Dulci... ¿puedo?

    Un beso. Nos vemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elsa que bien describes la situación que sufren mis protagonistas, me resulta muy acertado todo lo que dices. Encantada de recibirte y de leer tu comentario.
      Llámame como más te guste, me siento identificada con cualquiera de esos nombres.
      Un beso y muchas gracias por acercarte por aquí.
      Puri

      Eliminar
  10. Gafas de sol en un espacio cerrado? La indirecta ya no puede ser más descarada. Game over.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola encantada de que pases por aquí y dejes tu comentario. Las gafas de sol en cualquier espacio son un arma de doble filo, ya que pueden hacernos imaginar cosas que luego nos decepcionan.
      Gracias por tu visita. Nos leemos.
      Puri

      Eliminar
  11. un final genial para un texto que desborda
    mil besos escritora

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus palabras,Mucha, me alegra que te pareciera bien el final, de alguna forma tenía que resolver el enigma de esa mirada.
    Un placer saber que te deslizas por aquí para dejar esas alabanzas hacia mi persona , una hace lo que puede para escribir historias entretenidas para que todos podamos disfrutar leyendo.
    Otros mil besos van para ti.
    Puri

    ResponderEliminar
  13. Resulta que después de la decisión que había tomado se encontró anulado por la oscuridad de las gafas.
    Bonito dibujo Puri y bonito relato.
    Un beso y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elda, me alegra recibir tu visita, la decisión le costó tomarla, y al final como tu dices todo quedó obscurecido por ese artilugio que camufló la decisión final.
      Gracias Elda. Besos.
      Puri

      Eliminar
  14. Las gafas de sol rompen con esas miradas incomodas.
    Besos Puri!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, a veces echamos mano de ellas para salir de situaciones incómodas y ver sin ser vistos.
      Encantada de verte por aquí y de leer tu comentario.Gracias.
      Besos
      Puri

      Eliminar
  15. Además de escribir bien, dibujas maravillosamente, eres una artista. Mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tiguaz por tu visita y tu comentario tan halagador, dibujar me gusta mucho pero es algo que requiere tiempo y de eso estoy necesitada.
      Un abrazo cariñoso y repito las gracias .
      Puri

      Eliminar
  16. Qué buen texto, Puri.
    Las gafas de sol pueden ayudar o hundirnos.
    Un beso muy grande, mi querida.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer verte por aquí Humberto, muchas gracias por venir. Tu comentario es muy veraz, las gafas de sol tienen dos usos, uno protegernos del sol y otro protegernos de miradas inquisidoras.
      Un beso igual de grande para ti Humberto.
      Puri

      Eliminar
  17. Puri (ese es tu nombre????)
    Lindo el dibujo y el texto aún más....
    Puedo seguirte??
    Mi blog es "medio fuerte" y tengo miedo de que no te guste mi presencia por acá....
    Besitos brasileños!!!

    ResponderEliminar
  18. Si mi nombre es ese. y claro que puedes seguirme, faltaría más, mis textos están para quien los quiera leer, aquí no hay censura.Lo que pongas en tu blog a mi no me preocupa. puede gustarme más o menos pero no impide que tu pases por aquí. y si quieres comentar lo hagas.
    Me alegra que te guste el dibujo y el texto que lo acompaña.
    Besos desde Galicia.
    Purri

    ResponderEliminar